La Parroquia Matriz de San Agustín y Santuario de Santa Rita,

Vegueta, Las Palmas de Gran Canaria, Diócesis de Canarias, España,
te da la bienvenida y agradece tu visita a esta Web parroquial
y espera que encuentres toda la información que necesitas,
sobre la parroquia y otros recursos de interés.
 




Día de Corpus, día de la Caridad 

En el marco de la celebración, el domingo 23 de junio, del Día de Caridad, fiesta del Corpus Christi, Cáritas lanza una llamada a “poner en marcha nuestro compromiso para mejorar el mundo”.


Esta invitación forma parte del ciclo bianual de la campaña institucional que bajo el lema “Tu compromiso mejora el mundo” se viene desarrollando desde el año pasado.


Ahora, en la fecha litúrgica del Corpus Christi, la idea sobre el que se pone el foco es, como señala Eva San Martín, coordinadora de la campaña de Cáritas, “una propuesta para renovar nuestra forma de vivir, de moldear nuestra vida, el tipo de decisiones que tomamos a nivel político, social y económico, la forma de consumir y de emplear el dinero, cómo nos relacionamos con los demás, nuestras actitudes en el trabajo y en las actividades que realizamos o la forma en que empleamos el tiempo”.


La campaña institucional de Cáritas lanza, en el Día de Caridad, “una invitación a ser y estar en el mundo al estilo de los seguidores de Jesús”, que pasa por vivir desde una triple dimensión: la de la gratuidad y la donación, la de la hospitalidad y la acogida de todas las personas sea cual sea su procedencia, y la de la tolerancia y el respeto para construir ciudadanía participada y participativa.


Donativo de la Comunidad Indostánica 

Como en años anteriores, la Comunidad Indostánica de Gran Canaria realizó el pasado 24 de abril de 2019 un donativo ofrenda a Cáritas Parroquial de San Agustín de 2.000 kilos de alimentos para atender a las familias necesitadas.

Una vez más, le damos nuestro más sincero agradecimiento a toda la Comunidad Hindú de Gran Canaria por ayudar a paliar las necesidades de las familias más desfavorecidas que esta parroquia atiende a través de ésta y otras cáritas parroquiales de esta ciudad.


Exhortación Apostólica post-sinodal “Christus vivit” 

El papa Francisco hizo pública, el 2 de abril de 2019, la Exhortación Apostólica post-sinodal Christus vivit dirigida a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios. El Santo Padre firmó el documento el lunes 25 de marzo en Loreto. Está compuesto por nueve capítulos divididos en 299 párrafos.

El Papa explica que se dejó inspirar por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo de los jóvenes, que se celebró en el Vaticano del 3 al 28 de octubre de 2018.


1. Vive Cristo, esperanza nuestra, y Él es la más hermosa juventud de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se hace nuevo, se llena de vida. Entonces, las primeras palabras que quiero dirigir a cada uno de los jóvenes cristianos son: ¡Él vive y te quiere vivo!

2. Él está en ti, Él está contigo y nunca se va. Por más que te alejes, allí está el Resucitado, llamándote y esperándote para volver a empezar. Cuando te sientas avejentado por la tristeza, los rencores, los miedos, las dudas o los fracasos, Él estará allí para devolverte la fuerza y la esperanza.

3. A todos los jóvenes cristianos les escribo con cariño esta Exhortación apostólica, es decir, una carta que recuerda algunas convicciones de nuestra fe y que al mismo tiempo alienta a crecer en la santidad y en el compromiso con la propia vocación. Pero puesto que es un hito dentro de un camino sinodal, me dirijo al mismo tiempo a todo el Pueblo de Dios, a sus pastores y a sus fieles, porque la reflexión sobre los jóvenes y para los jóvenes nos convoca y nos estimula a todos. Por consiguiente, en algunos párrafos hablaré directamente a los jóvenes y en otros ofreceré planteamientos más generales para el discernimiento eclesial.

4. Me he dejado inspirar por la riqueza de las reflexiones y diálogos del Sínodo del año pasado. No podré recoger aquí todos los aportes que ustedes podrán leer en el Documento final, pero he tratado de asumir en la redacción de esta carta las propuestas que me parecieron más significativas. De ese modo, mi palabra estará cargada de miles de voces de creyentes de todo el mundo que hicieron llegar sus opiniones al Sínodo. Aun los jóvenes no creyentes, que quisieron participar con sus reflexiones, han propuesto cuestiones que me plantearon nuevas preguntas.


Se inicia la campaña de la Declaración de la Renta 2019 

Un año más se programa la campaña Xtantos en base al calendario del contribuyente y con los objetivos de:

  • Informar a la sociedad sobre la labor de la Iglesia y su contribución al bien común.

  • Informar sobre la financiación de la Iglesia, su régimen fiscal y sobre el mecanismo de la casilla.

  • Detallar el destino del dinero de los contribuyentes.

  • Dar las gracias a los que han contribuido porque cada año somos más los que reconocemos de esta forma la labor de la Iglesia y su contribución a la sociedad.

  • Y conseguir el mayor número de adhesiones para seguir haciendo juntos un mundo mejor.

  •  

    Los resultados de la Declaración de la Renta en 2018 (IRPF 2017)

    En la Declaración de la Renta 2018 (IRPF 2017) la cantidad destinada por los contribuyentes a la Iglesia católica ha aumentado en 11.626.046 euros, alcanzando los 267.834.192 euros, lo que supone un incremento del 4,4 % con respecto al año anterior. Se trata de la cifra más alta desde el comienzo del actual sistema de asignación tributaria en 2007. En total, el número de declaraciones a favor de la Iglesia ha sido 7.164.502.

    Pero detrás de estos datos hay personas: más de 8,5 millones de hombres y mujeres -teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas- que decidieron poner la X en la casilla de la Iglesia Católica.

    Cada año se hacen públicos los datos del dinero que se ha recibido a través de la Declaración de la Renta. Cada año se presenta la Memoria de Actividades para explicar a qué se ha destinado el dinero. Y cada año se hacen públicos los presupuestos y el reparto del Fondo Común Interdiocesano.

    Estos datos, y la información de años anteriores, están disponibles en la página web de la Conferencia Episcopal, de Xtantos y en el Portal de Transparencia.

     

    Gracias por seguir haciendo un mundo mejor

    Pero también desde la Conferencia Episcopal se quiere dar las GRACIAS. Cada aportación es importante y afecta al trabajo de la Iglesia. Cada aportación contribuye a que la Iglesia en España pueda realizar su labor espiritual, pastoral, social, cultural, celebrativa, asistencial, educativa, evangelizadora….

    Juntos X un mundo mejor. Unidos para hacer el bien, para buscar juntos una sociedad más justa, más sensible a las necesidades de los demás.

     


    Plan Diocesano de Pastoral 2018-2019

    «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y sea bautizado se salvará. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre… Impondrán las manos a los enfermos y quedarán sanos» (Mc 16, 15-18).

    Hoy, en este “id” de Jesús, están presentes los escenarios y los desafíos siempre nuevos de la misión evangelizadora de la Iglesia, y todos somos llamados a esta nueva “salida” misionera.

    Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar esta llamada: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio” (EG, 20).

    El Plan Diocesano de Pastoral va dando pasos en la Diócesis. Va marcando una dirección común para todos y en muchos lugares está siendo el referente de toda la actividad. La tarea pastoral es apasionante y es una expresión de amor porque con ella ofrecemos a la gente la Alegría del Evangelio para que vivan en plenitud. Pero tenemos un gran peligro: la rutina.

    Muchas veces hacemos las cosas porque siempre se han hecho y como siempre se han hecho. Por ello cada día necesitamos renovar el entusiasmo vocacional y la conversión pastoral. Esto es lo que pretende nuestro Plan Diocesano de Pastoral.

    Más información en la web de la Diócesis de Canarias

    Carta Pastoral de nuestro Obispo para el curso 2018-19

    “TANTO AMÓ DIOS AL MUNDO…”

    Laicos para la Misión

    Los planteamientos del Plan Diocesano de Pastoral y la experiencia concreta de su vivencia en las distintas comunidades nos han mostrado que merece la pena trabajar para hacer realidad la conversión pastoral que nos propuso el Papa Francisco. Concretamos esta conversión en tres denominaciones: discípulos, hermanos y misioneros. Hemos hecho lo posible por ir creciendo en cada una de estas dimensiones, y nos 

    encontramos con que la última: misioneros, es la que nos ofrece mayores dificultades, y la que no terminamos de concretar en iniciativas y actividades que se consoliden. Y sin embargo, la insistencia de Francisco y concretamente su insistencia en la conversión pastoral, lo que está pidiendo con toda claridad es la salida misionera.

    Ya en la última parte de la carta pastoral de apertura del curso pasado 17-18 ponía el acento en la dificultad especial que entrañaba esta salida misionera. Les invito a repasar aquellas últimas cuatro páginas, que retomaban el tema desde el impulso del Concilio Vaticano II. Si el Santo Padre Francisco -les decía hace ahora un año- nos apremia de modo tan vigoroso con las famosas palabras: “Sueño con una opción misionera capaz de transformarlo todo”, es porque siente que esta dimensión de Iglesia en salida no es precisamente la dominante en las comunidades cristianas.

    Descargue la carta pastoral de inicio de curso:

    Carta pastoral del inicio del curso 2018 – 2019: Tanto amó Dios al mundo… Laicos para la misión.


    El vídeo del Papa 

    Intenciones mensuales de oración del Papa Francisco sobre los desafíos de la humanidad. El mismo Papa Francisco explica en video cada mes las intenciones de oración universal y para la evangelización propuestas por el apostolado de la oración:

    Puede ver el resto de videos en youtube haciendo click aquí: El Vídeo del Papa

    Lo dice el Papa:

    Regina Coeli del 16 de junio: 

    Ayer, en Pozzomaggiore, en Cerdeña, se proclamó Beata Edvige Carboni, una mujer sencilla de las personas que abrazaron la Cruz en la humilde vida cotidiana, dando testimonio de fe y caridad. Damos gracias por este fiel discípulo de Cristo, que pasó toda su vida al servicio de Dios y del prójimo. Un aplauso para el nuevo Bendito, ¡todos!


    Queremos recordar a los refugiados en particular, con motivo del Día Mundial que las Naciones Unidas les dedican. Este aniversario invita a todos a la solidaridad con hombres, mujeres y niños que huyen de las guerras, la persecución y las violaciones de los derechos fundamentales. Que nuestras comunidades eclesiales y civiles estén cerca de ellas y atentas a sus necesidades y sufrimientos.


    También me sigue con preocupación el aumento de las tensiones en el Golfo Pérsico. Insto a todos a utilizar herramientas de diplomacia para resolver los complejos problemas de los conflictos en el Medio Oriente. También renuevo un sincero llamamiento a la comunidad internacional para que haga todo lo posible por fomentar el diálogo y la paz.


    Al final de esta celebración, un cordial saludo a todos los presentes. Extiendo mi saludo con afecto a los enfermos, a los ancianos, a los presos ya todos aquellos que, a través de la radio y la televisión, se han unido espiritualmente a esta Santa Misa . Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a todas aquellas instituciones, organismos, asociaciones e individuos que han trabajado en esta breve pero intensa visita mía, colaborando generosamente con la Arquidiócesis de Camerino-San Severino Marche. Me gustaría enviar un saludo especial y un estímulo a los habitantes de San Severino Marche, que saludarán a su ciudad desde arriba en helicóptero.


    Queridos hermanos y hermanas, que caminen juntos en el camino de la fe, la esperanza y la caridad, fieles a los muchos testimonios de santidad con que se enriquece su tierra. Pienso, entre otros, en San Venanzio, San Severino, Sant'Ansovino, San Nicola da Tolentino, San Pacifico y Beata Battista Varano. También estoy pensando en las numerosas figuras de "santos de al lado" que no son beatificados ni canonizados, sino que han apoyado y argumentado y han transformado a las familias y comunidades con la fuerza de su vida cristiana.


    Y ahora recitemos juntos la oración del Ángelus . Confío a toda la comunidad diocesana a la Santísima Virgen, a quien veneras en numerosos santuarios y a quien invocas especialmente con el título de Santa María en la Via. Que ella, que animó a la primera comunidad de discípulos de Jesús con su presencia materna, también ayude hoy a la Iglesia a dar un buen testimonio del Evangelio.


    Angelus Domini ...


    Audiencia General del 12 de junio:   

    Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

    Comenzamos un itinerario catequético que seguirá el «viaje”: el viaje del Evangelio narrado en el libro de los Hechos de los Apóstoles, porque este  libro nos muestra ciertamente el viaje del Evangelio, como el Evangelio ha ido más allá, y más allá, y más allá. Todo comienza a partir de la resurrección de Cristo. Efectivamente, no es un evento entre otros, sino la fuente de una nueva vida. Los discípulos lo saben y, obedientes al mandato de Jesús, permanecen unidos, concordes y perseverantes en la oración. Se reúnen en torno a María, la Madre, y se preparan para recibir la potencia de Dios no de manera pasiva, sino consolidando la comunión entre ellos.

    Esa primera comunidad estaba formada  por 120 hermanos y hermanas, más o menos: un número que lleva dentro de sí el 12, emblemático para Israel, porque representa a las doce tribus, y emblemático para la Iglesia, a causa de los doce apóstoles elegidos por Jesús. Pero ahora, después de los dolorosos eventos de la Pasión, los apóstoles del Señor, ya no son doce, sino once. Uno de ellos, Judas, ya no está allí: se había quitado la vida aplastado por el remordimiento.

    Ya había comenzado antes a separarse de la comunión con el Señor y con los demás, a hacer las cosas solo, a aislarse, a aferrarse al dinero hasta el punto de instrumentalizar a los pobres, a perder de vista el horizonte de la gratuidad y de la entrega hasta  permitir que el virus del orgullo infectase su mente y su corazón, transformándolo de «amigo» (Mt 26.50) en enemigo y en «guía de los que arrestaron a Jesús» (Hechos 1:17). Judas había recibido la gran gracia de formar parte del grupo de amigos íntimos de Jesús y de participar en su propio ministerio, pero en un momento dado pretendió «salvarse» la vida con el resultado de perderla (ver Lc 9:24 ). Dejó de pertenecer a Jesús con su corazón y se colocó fuera de la comunión con Él y con los suyos. Dejó de ser discípulo y se puso por encima del Maestro. Lo vendió y con el «precio del crimen» compró un terreno que no produjo frutos sino que se impregnó con su sangre (ver Hechos 1: 18-19).

    Si Judas prefirió la muerte a la vida (ver Dt 30:19; Sir 15.17) y siguió el ejemplo de los impíos cuyo camino es como la oscuridad y se arruina (vea Pr 4.19; Sal 1, 6), los once eligieron, en cambio,  elegir la vida y la bendición,  hacerse responsables de que fluyese en la historia, de generación en generación, del pueblo de Israel a la Iglesia.

    El evangelista Lucas nos muestra que ante el abandono de uno de los doce, que ha creado una herida en el cuerpo de la comunidad, es necesario que su puesto pase a otro. ¿Y quién podría asumirlo? Pedro indica el requisito: el nuevo miembro debe haber sido un discípulo de Jesús desde el principio, es decir, desde el bautismo en el Jordán hasta el final, o sea, hasta la ascensión al Cielo (ver Hechos 1: 21-22). El grupo de los doce necesita ser reconstituido. En este momento se inaugura la praxis del discernimiento comunitario, que consiste en ver la realidad con los ojos de Dios, en la perspectiva de la unidad y la comunión.

    Hay dos candidatos: José Barsabás y Matías. Entonces, toda la comunidad reza de la siguiente manera: «Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muéstranos a  cuál de estos dos has elegido para ocupar el puesto… del  que Judas desertó» (Hechos 1: 24-25). Y, a través de las suertes, el Señor indica a Matías que se une con los once. Así se reconstituye el cuerpo de los doce, signo de la comunión y la comunión supera  las divisiones, el aislamiento, la mentalidad que absolutiza el espacio privado, un signo de que la comunión es el primer testimonio que ofrecen los Apóstoles. Jesús lo había dicho: «Por esto todos los hombres sabrán que  sois mis discípulos: si os amáis los unos a los otros» (Jn 13, 35).

    Los doce manifiestan el estilo del Señor en los Hechos de los Apóstoles. Son los testigos acreditados de la obra de salvación de Cristo y no manifiestan su presunta perfección al mundo, pero a través de la gracia de la unidad, hacen que surja un Otro que ahora vive de una manera nueva entre su pueblo. ¿Y quién es este?  Es el Señor Jesús. Los apóstoles eligen vivir bajo el señorío del Resucitado en la unidad entre los hermanos, que se convierte en la única atmósfera posible del auténtico don de sí mismo.

    También nosotros debemos redescubrir la belleza de dar testimonio del Resucitado, saliendo de actitudes autorreferenciales, renunciar a retener los dones de Dios y sin ceder a la mediocridad. La reunificación del Colegio apostólico muestra cómo en el ADN de la comunidad cristiana hay unidad y libertad de uno mismo, que nos permite no tener miedo de la diversidad, no apegarnos a cosas y dones y convertirnos en martyres, es decir,  testigos luminosos del Dios vivo y operativos en la historia.

    Después, al saludar a los peregrinos de lengua española, el Papa ha dicho:

    Queridos hermanos y hermanas:

    Hemos comenzado un nuevo ciclo de catequesis que seguirá el «viaje» del Evangelio que narra el libro de los Hechos de los Apóstoles. Todo tiene origen en la Resurrección de Cristo, que es la fuente de vida nueva. Por eso los discípulos permanecen unidos y perseverantes en la oración, junto a María, la Madre de Jesús y de la nueva comunidad, en espera de recibir el Espíritu Santo.

    Esa primera comunidad estaba formada por ciento veinte hermanos y hermanas, un número que contiene el doce, emblemático para Israel, por las doce tribus, y también para la Iglesia, por los doce Apóstoles elegidos por Jesús, que después de los acontecimientos dolorosos de la pasión, con la traición de Judas, se redujeron a once. Judas, que había recibido la gracia de formar parte del grupo inseparable de Jesús, perdió de vista el horizonte de la gratuidad del don recibido y dejó entrar en su corazón el virus del orgullo; y de amigo se volvió enemigo de Jesús, traicionándolo. Prefirió la muerte a la vida, un camino de oscuridad y ruina. Los otros once, en cambio, escogieron la vida y la bendición, convirtiéndose en responsables de trasmitirlas de generación en generación, del Pueblo de Israel a la Iglesia.

    El evangelista Lucas nos dice cómo el abandono de Judas causó una herida al cuerpo comunitario. Era necesario que su misión pasara a otro. Pedro indicó el requisito indispensable: haber sido discípulo de Jesús desde el principio hasta el fin, desde el bautismo en el Jordán hasta la Ascensión. De los dos candidatos propuestos, el escogido fue Matías, que es asociado a los once, reconstituyendo el colegio apostólico, signo de que la comunión es el primer testimonio de una comunidad viva y que sigue el estilo del Señor.

    Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica. Pidamos al Señor el don de vivir bajo la señoría de Cristo, en unidad y libertad, como testigos de su Resurrección, para manifestar al mundo el amor y la misericordia de Dios que está presente y actúa en la historia de la humanidad. Que Dios los bendiga.

    El Papa ha dicho al saludar a los peregrinos polacos:

    Sé que muchos de vosotros y miles de vuestros compatriotas participaron en las Marchas por la vida el domingo pasado, llevando el mensaje de que la vida es sagrada porque es un don  de Dios. Estamos llamados a defenderla y servirla desde la concepción en el seno materno hasta la edad avanzada, cuando esté marcada por la enfermedad y el sufrimiento. No está permitido destruir la vida, hacerla objeto de experimentos o de falsas concepciones. Os pido que recéis para que la vida humana siempre sea respetada, dando testimonio de los valores del Evangelio, especialmente en el ámbito de la familia

    Web de la Santa Sede

    Descargue la exhortación apostólica Amoris Laetitia en formato pdf haciendo click aquí (32 Mb).